LA FUERZA DEL DESTINO

Estos novios mueren aplastados cinco minutos después de jurarse amor eterno y decirse el ‘si, quiero’

Harley Morgan, de 19 años, y Rhiannon Boudreaux, de 20 murieron a 5 minutos de darse el "sí, quiero" ante el juez

Estos novios mueren aplastados cinco minutos después de jurarse amor eterno y decirse el 'si, quiero'
Harley Morgan y Rhiannon Boudreaux WM

Del amor a la muerte. Y en un instante. Harley sólo tenia 19 años y Rihannon, apenas 20.

Se acaban de casar e iban hacia el aeropuerto, para salir de luna de miel. Todo en cinco minutos y delante de los testigos, sus padres y el aterrado propio oficiante.

La pareja estadounidense, que acababa de confirmar ante el juez, este viernes 24 de agosto de 2019, su decisión de compartir vidas para siempre y de jurarse amor eterno, sufrió un fatal accidente de carretera.

El coche en que murieron Harley y Rihannon.

Un golpe del destino que les llevó de este mundo solo 5 minutos después de decir el ‘si quiero’ y pensar, al unísono, que iban a ser felices y comer perdices.

Harley Morgan, de 19 años, y Rhiannon Boudreaux, de 20, murieron en un accidente de tránsito momentos después de celebrar su boda en Texas (EEUU).

La madre y una hermana lloran por lo novios muertos justo tras la boda.

La pareja acababa de salir de la sala del juez que ofició la ceremonia a bordo del auto nupcial, cuando fueron impactados por una camioneta, informa KFDM.

La tragedia ocurrió ante los ojos de sus familiares.

«Todavía llevo la sangre de mi hijo, porque hice todo lo que pude para sacarlos del auto».

Eso comentó la madre del novio, Kennia Lashawna.

La hermana del Harley compartió con la prensa local algunas fotografías y videos del momento de la celebración, así como del Chevrolet 2004 después del accidente.

Por su parte, el capitán de la Policía de Orange, Keith Longlois,  precisó que el accidente ocurrió «cinco minutos después» de la tradicional frase «puede besar a la novia».

Longlois dijo que el novio conducía el vehículo y que el segundo conductor estaba cooperando con la investigación, aunque no había indicios de que se hubiera cometido una infracción.

«Fui testigo de mi peor pesadilla», dijo Kennia.

«Esa es una imagen que me perseguirá el resto de mi vida. No lo olvidaré. Nunca desaparecerá. Veré que ese camión golpea a mi bebé y mata a mi bebé cada noche de mi vida, el resto del tiempo que esté en la tierra».

Autor

Jesús Mitchelle Torres

Licenciado en ciencias fiscales (ENAHP – IUT), especialista en auditoría de Estado (Universidad Simón Bolívar) y magíster en gerencia pública (IESA) con siete años de experiencia como auditor de Estado en Venezuela.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído