El sujeto tiene el cuerpo lleno de huevos

Un británico, al límite de la muerte tras contraer un parásito a través del pene

Un británico, al límite de la muerte tras contraer un parásito a través del pene
Parásitos PD

El viaje de un británico a África pudo terminar de forma trágica después de que un parásito se adentró por su pene y puso huevos por todo su cuerpo. James Michael, de Londres, Reino Unido, estaba disfrutando del viaje de su vida con unos amigos. Un día, navegando por el lago Malawi, en el sudeste de África, decidió lanzarse al agua y nadar. Fue en ese momento que un gusano parásito se deslizó por el pene de este hombre de 32 años.

A medida que el parásito continuaba incubando sus larvas en el cuerpo del joven, sin él saberlo, el sistema inmunológico de Michael se veía afectado hasta que, finalmente, tuvo que ser hospitalizado por tres meses. Las terribles noticias eran que le dijeron que solo tenía un 30% de posibilidades de recuperación.

“Cuando miro hacia atrás y veo las fotos de mi viaje a África, es extraño pensar que ahí es donde el parásito invadió mi cuerpo, ¡a través de mi pene!”, recuerda según recoge el medio Unilad. El viaje le hizo pensar más en su salud y en cómo se cuidaba. Mientras luchaba contra la infección, conocida como bilharzia, James tuvo problemas renales y de digestión, acné severo causado por los esteroides, y tuvo que usar un catéter, muletas y una silla de ruedas. Afortunadamente, ahora se ha recuperado por completo.

Si bien no notó ningún problema después de llegar a casa tras el viaje, fue en octubre del año pasado cuando comenzó a notar una pérdida de sensibilidad en ambas piernas. Inicialmente sospechó que se trataba de fatiga por el ciclismo, pero pronto se reveló que era más grave que eso. Después de ir al hospital, le preocupaba tener EM o enfermedad de la neurona motora. Le dieron antibióticos y lo enviaron a casa, pero sus síntomas no disminuyeron.

“Les expliqué que algo grave estaba sucediendo. Fui al departamento de neurología e hicieron análisis de sangre para ver qué pasaba. Determinaron con bastante rapidez que mi sistema inmunitario estaba atacando mi columna vertebral, lo que provocó la pérdida de control de mis piernas. Me pusieron un tratamiento de esteroides de seis meses para contrarrestar esto, pero en realidad no sabían qué lo había causado. Fue una sensación horrible: me sentí completamente impotente y las probabilidades no eran buenas. No podría desear lo que he pasado a nadie.

El dolor ha sido como nada que haya conocido. Ha sido un dolor físico insoportable muy debilitante”, cuenta James sobre su experiencia. James agregó que su novia ni siquiera podía tocarlo ya que el dolor era demasiado severo. Mirando hacia atrás, dice que “instaría a cualquiera que esté pensando en nadar en el lago Malawi que no lo haga”. Simplemente, asegura,  no vale la pena los potenciales riesgos para la salud causados por un pequeño gusano que se adentra en tu cuerpo a través de tus partes íntimas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído