El feminicidio quedó grabado por una cámara de seguridad

«¡Vamos a tener un bebé! Te amo»: Las últimas palabras de una mujer antes de morir a manos de su amante

"¡Vamos a tener un bebé! Te amo": Las últimas palabras de una mujer antes de morir a manos de su amante
Antonino Borgia y su amante PD

Acabar con la violencia machista se sigue siendo una gran asignatura pendiente. La policía italiana detuvo a Antonino Borgia, de 51 años, al ser acusado del femicidio de Ana María Lacramioara Di Piazza, de 30 años, a quien citó y apuñaló en diez ocasiones a pesar de que ella rogó por su vida y la de su bebé.

La joven, de origen rumano, había sido adoptada por una pareja de Giardinello, un pequeño pueblo de la provincia de Palermo. Ana Di Piazza tenía un hijo de 11 años de una relación previa y se dio a conocer que había comenzado una relación de un año con Borgia, quien era empresario de Partinico, en el sector de construcción.

Según relevaron testigos, los dos se encontraron en el área de Balestrate, alrededor de las 7 de la mañana del viernes, cuando la mujer salió corriendo de la camioneta del sujeto y él atrás de ella sin pantalones. Cuando la alcanzó, la golpeó con un palo y con el cuchillo que traía la apuñaló en varias ocasiones, una de ellas en la garganta, causándole la muerte.

En la escena de la persecución, que fue filmada por unas cámaras de videovigilancia en la zona, se escucha a la mujer que grita: “¿Qué haces? ¡Vamos a tener un bebé! Te amo”.

Durante las investigaciones, los militares lograron encontrar el cuerpo atado y escondido en un campo debajo de varias ramas. Luego hallaron la camioneta del empresario, que había tenido tiempo de desayunar en un bar, limpiar el vehículo y comenzar reuniones de negocios. En la tarde después del almuerzo, el hombre también fue a la barbería.

La investigación es coordinada por la adjunta Annamaria Picozzi y por la fiscal Chiara Capoluongo. Borgia fue llevado a prisión acusado de asesinato, encubrimiento de un cadáver y aborto inducido. Él declaró que Ana María lo extorsionaba y le pedía dinero con amenazas de contarle a su esposa que le era infiel. Pero un par de amigos de Ana María aseguraron al diario italiano Corriere della Sera que ella nunca tuvo la intención de chantajear al hombre, del cual, además, había ocultado su identidad. Incluso cuando le había confiado a sus amigas su embarazo.

Ellos señalaron que los 3.000 euros solicitados eran necesarios para las consultas con el médico, ya que su embarazo era de alto riesgo y no había conseguido empleo después de trabajar como lavaplatos hace varios meses. Maria Cagnina, la esposa de Antonino Borgia, dijo News Mediaset que se enteró de la relación extramarital de su pareja cuando lo detuvieron pero que aún así ella lo seguiría apoyando.

“(Fue) Un monstruo, un ogro, como lo definieron de todas las formas imaginables, porque ese día fue, no lo niego, fue todo eso. Pero en su vida pasada, en sus dieciocho años que estuvo conmigo no lo fue”, declaró. La autopsia confirmó el embarazo de la joven mujer de 30 años. Estaba embarazada de casi cuatro meses y esperaba un varón.

“Un día de locura, no sé cómo explicarlo de otra manera. Ese día no fue él”, agregó la mujer. Su esposo parecía tímido y silencioso en los días previos al asesinato. “Lamento no haber insistido más porque habría tenido éxito en hacerle hablar y lo habríamos resuelto de una forma u otra, todo esto no habría sucedido”, aseguró Cagnina.

La mujer espera que sus hijos no sean víctimas de lo que ha hecho su padre. Pero a pesar de esto, no tiene la intención de abandonarlo. “Pueden criticarme, pueden decir lo que quieran, pero él es el padre de mis hijos y no estará solo, mi esposo no será abandonado. Está equivocado, pagará. No tengo la culpa de lo que sucedió, pido disculpas a ella, al niño y al mundo entero por lo que ha hecho mi esposo, no es justificable”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído