Una puesta en escena muy pensada dejó en evidencia los enojos de la poderosa mujer

El elegante ‘zasca’ de la reina Isabel al príncipe Harry y Meghan Markle en el saludo navideño

El elegante 'zasca' de la reina Isabel al príncipe Harry y Meghan Markle en el saludo navideño
Harry y Meghan Markle PD

La reina Isabel II grabó su tradicional saludo navideño. Sin embargo, el vídeo marcará un hito en comparación con los otros que se han emitido desde que asumió el trono de Reino Unido.

Aunque es muy raro que la corona hable de su círculo íntimo esta vez habrá una excepción. Es por eso que la puesta en escena fue de lo más cuidada y pensada. Nadie creería que después de tantas décadas al frente del Palacio de Buckingham algún detalle quedaría fuera de su órbita o autorización. También conoce las reacciones y los símbolos que representan esos “detalles”.

Y fue en el mensaje grabado ayer -que se emitirá este 25 de diciembre en horas de la tarde- que dos miembros de la descendencia real deberán prestar mucha atención y evaluar si quieren continuar con los actuales actos de rebeldía o si finalmente se alinearán a los mandatos del histórico clan Windsor. Ellos son el príncipe Harry y su esposa, la talentosa actriz Meghan Markle, ambos distanciados de la familia, pero sobre todo del príncipe William y de su esposa Kate Middleton.

La señal oculta que se preparó en el palacio irradió tanta luz que todos los medios británicos y del mundo ya están hablando de ello. En su escritorio Isabel II muestra siempre una serie de fotos familiares. La mayoría son alusivas al año que cierra. Las presencias y ausencias son comentadas. Pero en esta ocasión ningún marco envuelve las figuras de Harry y Meghan. El contraste es absoluto respecto al año pasado en que sí podía vérselos en dos portarretratos durante le mensaje navideño.

En el escritorio resaltan las imágenes de su hijo, el príncipe Carlos junto a Camilla Parker; su marido, el duque de Edinburgo, Felipe; su padre, el extinto rey George VI, y sus favoritos en esta polémica: William y Kate y sus hijos George, Charlotte y Louis. El año pasado, en cambio, Harry y Meghan figuraban en dos retratos. Hoy en ninguno.

En su discurso, Isabel pronunciará palabras que algunos ven como muestra de las turbulencias que vivió la realeza durante todo el 2019. Entre ellas figuran los escándalos entre los hermanos, pero más grave aún: el vínculo que el príncipe Andrew -su hijo- mantuvo con Jeffrey Epstein y las denuncias por abuso sexual contra menores que ahora pesan sobre él. Los gravísimos delitos que enfrenta el descendiente imperial son quizás la mayor preocupación de todo el círculo íntimo de la monarca.

“Pequeños pasos dados en la fe y en la esperanza pueden superar las diferencias de larga data y las divisiones profundamente arraigadas para brindar armonía y comprensión. El camino, por supuesto, no siempre es suave, y puede que a veces este año se haya sentido lleno de baches, pero pequeños pasos pueden hacer una gran diferencia”, para analistas de los gestos monárquicos, esta referencia es claramente dirigida al interior de su familia.

Las palabras fueron hechas luego de que se conociera que Harry y Meghan no estarán en Sandringham donde todos los miembros reales pasarán unidos esta Nochebuena. En cambio, su primera Navidad con Archie será en Canadá con la madre de la actriz, Doria. Lejos del Reino Unido. Es el segundo desplante en menos de una semana. La pareja también se perdió el almuerzo previo a la Navidad de la Reina en el Palacio de Buckingham.

La emisión del programa será mañana a las 3 pm. Suele ser una de las más esperadas y más vistas por los británicos. De acuerdo a cronistas especializados en la vida de la familia real, este podría ser uno de los saludos más difíciles que haya enfrentado Isabel II después de tantos años enfrentando las cámaras de la BBC.

Los retratos de balance de año suelen acompañar mensajes referidos a lo sucedido durante los pasados 12 meses.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído