¡Vaticinio expropiado! Las insólitas y torpes predicciones económicas de Hugo Chávez para 2019

¡Vaticinio expropiado! Las insólitas y torpes predicciones económicas de Hugo Chávez para 2019
Hugo Chávez PD

El régimen venezolano está marcado por promesas y promesas que nunca llegan a cumplirse. El expresidente venezolano Hugo Chávez creía que, en 2019, Venezuela lograría autoabastecerse de alimentos, sería la primera potencia petroquímica de la región y establecería un récord de extracción de petróleo de más de 6 millones de barriles al día. Nada más lejos de la realidad.

«Somos hoy una de las más prósperas economías de este continente. Imagínate en el 2019 (…) cuando estemos en 6 millones de barriles de petróleo, cuando en el 2016 seamos la primera potencia petroquímica de este continente y cuando en el 2019 tengamos seguridad y soberanía alimentaria», dijo Chávez en el 2012 en una entrevista casi al fin de su última campaña electoral.

Un año después, Chávez murió de cáncer, y a Venezuela la ha azotado la peor crisis económica de su historia, con una hiperinflación galopante, el colapso del aparato productivo y una crisis humanitaria sin precedentes que ha provocado la huida de más de más de tres millones de venezolanos, según la Organización Internacional de las Migraciones.

Durante los períodos presidenciales de Chávez (1999-2013) el precio del petróleo superó los 100 dólares por barril, lo que permitió que el país con las mayores reservas de petróleo del mundo tuviera una renta petrolera de entre 2.000 y 3.000 millones de dólares mensuales.

En 2014 el precio del petróleo comenzó a declinar, coincidiendo con el inicio de la gestión del sucesor designado por Chávez, Nicolás Maduro. Los precios bajaron hasta 24 dólares el barril, limitando la entrada de dólares que financiaba las arcas del Estado y por tanto la ingente cantidad de dinero que se destinaba a programas sociales y a subsidiar aliados como Cuba y Nicaragua.

Otro de los grandes lastres de la gestión de Chávez y Maduro ha sido la corrupción. Venezuela, percibido como el país más corrupto de América Latina, según Transparencia Internacional, una organización que monitorea la corrupción a nivel global, ha perdido unos 450.000 millones de dólares debido a la corrupción, según diputados del Parlamento.

El gobierno de Maduro distribuye cajas de comida conocidas como CLAP, un mecanismo de distribución de alimentos a cambio de lealtad política que según el gobierno llega a seis millones de familias en Venezuela.

Según el Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, «las importaciones de alimentos cayeron 70 por ciento en 2014 y 2016, en contraste con la estabilización que registraron en [los países de] la región».

A finales de febrero, el periodista de Univisión Jorge Ramos fue retenido en el palacio presidencial de Miraflores y expulsado de Venezuela tras mostrarle a Maduro durante una entrevista un vídeo de venezolanos alimentándose de la basura.

La producción petrolera, otro de los proyectos estrella de Chávez, también ha colapsado. Según la firma de investigación Rystad, la producción venezolana podría caer hasta los 680.000 barriles por día en el 2020, de los 1,34 millones de barriles diarios registrados a fines del 2018, reportó la agencia Reuters.

PDVSA, la empresa estatal de petróleos venezolana, responsable de más del 90 por ciento de los ingresos del país por exportaciones, tuvo un ingreso bruto cercano a los 20.900 millones en 2018, en comparación con los 24.900 millones que produjo en 2017 y de los más de 89.000 millones que producía hace una década.

A los venezolanos solo les quedan las vacías promesas que empezaron con Hugo Chávez y que siguen con Nicolás Maduro, esas donde se prevé un futuro mejor y soberano, pero que en realidad solo llevan a una profundización de la crisis y de estar bajo las órdenes de rusos y cubanos.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído