Opinión: Guaidó y los hechos

Opinión: Guaidó y los hechos
Juan Guaidó PD

Podemos hablar o escribir mucho. No obstante el elemento probatorio por excelencia en política son los hechos:

¿Qué paso con la ayuda humanitaria? Sobre lo sucedido el 23 de febrero aún hay dudas, salvo el bochornoso evento de un muerto y un diputado supuesta víctima de la “burrundanga”.

¿Qué ha pasado con tantos millones recibidos?  El triste papel del protegido de López y su esposa, Lester Toledo, cuya mención me ha causado censura por parte de algunos medios. El apartamento donde se producen fiestas y parrandas de miembros del movimiento LGBT en Bogotá encabezados por una diputada en el exilio. Es harto conocido por el universo político. Una mano derecha de Guaidó, que es izquierda, derecha, zurda y más ¿Por qué se calla, se oculta? ¿¿El negocio de los bonos y los guisos?

Los defensores de Guaidó nos atacan por preguntarlo. Nos dicen ¿Por qué no atacan a Maduro? Lo cual es falso, y a las pruebas me remito, solo que indudablemente que el avance o retroceso está ligado a esas particularidades del comportamiento político de un sector.

¿Qué paso el 30 de Abril? ¿Por qué se falló? El único beneficiado fue López y otros que se quedaron con el dinero para financiar y pagar lo acordado a la fauna militar que acompaña a Nicolás y que originó un desencuentro con el gobierno de Trump, que estuvo a punto de retirar el apoyo.

¿Y los diálogos? ¿Los encuentros? ¿Se perdió o no el tiempo a sabiendas de que conversaba con un enemigo que solo busca y lo logró ganar tiempo?

He sostenido desde enero, que el gran problema de Guaidó es que ha jugado a ser candidato, nunca a ser Presidente, salvo el pago de dadivas a los partidos a través de la designación de personal diplomático, el 99% sin formación ni condiciones, tan malos como los designados por la revolución. Triste, porque en muchos casos, había otros nombres disponibles y mejor preparados, con más escenario incluso.

Estoy perfectamente claro que de haber elecciones en este momento, Guaidó arrasaría. El asunto es que no las hay y nada indica lo contrario. Quiero creer que no de manera intencional. Probablemente culposamente decimos los abogados.

Guaidó anuncia que no participará en elecciones parlamentarias pero su voz de confianza, Martinez Mottola, tras bastidores negocia lo contrario.

Señores, Maduro, el chavismo, el castrocomunismo son los culpables y causantes de la desgracia de un país lleno de riquezas naturales y humanas, empero, también una oposición que tiene 20 años actuando unos, simulando otros, debe responder. Maduro aunque duela, recupera espacio. No lo subestimemos, no a él, sino a lo que lo rodea: China, Rusia e Irán.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído