La vicepresidenta peronista demostró que ser una ‘socialista de caviar’ a pocos días de asumir el cargo

El vídeo del pavoneo elitista de Cristina Kirchner en las instituciones argentinas

Cristina Fernández de Kirchner está aprovechando su cargo como vicepresidenta para ser tratada como una verdadera reina. Lejos de una imagen modesta y humilde que presumen los socialistas (y que mantuvo a lo largo de la campaña política del actual presidente Alberto Fernández), la peronista se contornea prepotentemente por las instituciones públicas y en los actos en los que participa.

Así quedó reflejado en un vídeo que se ha viralizado en las redes sociales. Una crecida Cristina Fernández de Kirchner extiende la mano para entregar la bufanda que lleva en la mano, gira hacia una persona del protocolo y hace un gesto con la cabeza para que se apuren a tomar la prenda de vestir. Inmediatamente gira y, escoltada por una pareja de guardias de seguridad (un intento patético de demostrar la igualdad de género), comienza su entrada triunfal a un edificio.

Una vez dentro del inmueble, la vicepresidenta argentina comienza a quitarse el abrigo y lo sujeta por unos segundos en su mano izquierda. Por un instante parece que lo dejará caer en el suelo, pero una mujer aparece corriendo detrás de ella para tomar el abrigo y desaparecer de la escena casi como por arte de magia. Todo sin que Cristina Fernández de Kirchner cambie el temple de ‘Casa Real’ que lleva en el rostro.

La grabación, de apenas 28 segundos, es una clara demostración del disfrute personal del poder de Cristina Fernández de Kirchner y de cómo representa a esos ‘socialista de caviar’ que hablan de las clases obreras y de la lucha contra el capitalismo mientras viven rodeados de lujos y de un séquito que obedece sus órdenes inmediatas.

Sobrepasar sus competencias

Cristina Fernández de Kirchner ya ha despertado críticas por abusar del poder que le ha sido concedido. Los legisladores de la oposición mostraron su indignación al ver cómo la vicepresidenta utilizó la página oficial del Senado para desmentir una noticia periodística, lo que supone un riesgo a que se utilicen los canales oficiales para hacer propaganda política y blanqueo de la imagen de los peronistas.

El equipo de comunicación de CFK publicó, el pasado lunes 23 de diciembre, una nota en la página oficial del Senado con el título ‘Una vez más, La Nación engaña a sus lectores’ en la que desmentían que la vicepresidenta hubiese pedido que la OA y la UIF no intervengan más en el juicio por presunto fraude en la obra pública.

La vicepresidenta del bloque Frente PRO, Laura Rodríguez Machado, advirtió que se «tomarán recaudos», en caso de que se repitan esas publicaciones. Sin embargo, parece que la advertencia llega tarde, ya que no fue la única publicación a favor de la vicepresidenta.

Unos días antes habían apuntado contra Clarín con el título «Con la mala fe y las mentiras de siempre», por un supuesto gasto de la Cámara alta «para que Cristina Kirchner pase Año Nuevo con su hija Florencia en Cuba».

«Es la primera vez desde que yo soy senadora. Creo que es la confirmación de sentirse dueña de las cosas que administran durante un tiempo», expresó y agregó: «Tal vez comparados con otros problemas puede decir que hay otras cosas más graves, pero todo empieza por lo mínimo y después se va extendiendo, y los totalitarismos terminan después gobernando los países, como fue el caso de Venezuela”.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído