Fingió ser Cónsul del chavismo para poder extorsionar a sus compatriotas en la capital española

El chavista Luis Alberto Ramírez, el ‘Pequeño Nicolás’ venezolano en Madrid

El chavista Luis Alberto Ramírez, el 'Pequeño Nicolás' venezolano en Madrid
Luis Alberto Ramírez PD

El chavista Luis Alberto Ramírez se ha convertido en la versión caribeña del ‘Pequeño Nicolás’ en Madrid. El venezolano, que se presentaba a todo el mundo como cónsul de la República Bolivariana de Venezuela, aprovechó esa supuesta posición diplomática para hacer negocios e introducirse en círculos de influencia, según publica El País.

En concreto, Luis Alberto Ramírez prometía a sus compatriotas recién llegados a España agilizar los papeles, usando también su condición de abogado, colegiado en Madrid, experto en inmigración. Toda una carta de presentación que también incluía contactos en el Sebín, el servicio secreto venezolano, y en PDVSA, la petrolera estatal: «Muerto el presidente Chávez, Maduro es el que me otorga todos los privilegios», afirmaba.

La información desvelada por El País apunta a que Luis Alberto Ramírez nunca fue cónsul, pero tampoco abogado: «No tenemos ni idea de quién es», dice una portavoz de la embajada venezolana. «Esta persona no se encuentra colegiada», informan desde el comité de deontología del Colegio de Abogados. Una gran mentira que ahora le llevará ante la justicia de España, ya que la policía le busca desde marzo por un delito de usurpación de identidad y estafa.

En los juzgados de Plaza de Castilla hay abiertas dos causas contra él y cualquier condena que reciba podría conducirle a la cárcel. En 2016, en el juzgado de lo penal número 8, fue condenado en firme a dos años de prisión, en el procedimiento abreviado 63/14. En septiembre de este año no se presentó a un juicio rápido en el que estaba acusado de amenazas. La causa quedó archivada.

El falso diplomático, una vez que capturaba a la víctima de su extorción, se transformaba en un tipo violento. Comenzaba una guerra psicológica con los receptores de sus mensajes, enviaba a sus víctimas el número de calle en el que vivían, cómo se llamaban sus padres, cuáles eran sus rutinas. Todo eso bajo la marca de papeles del Sebín con información falsa para cincelar la mentira de que era un espía con acceso a documentos secretos.

El engaño aterrorizaba a los venezolanos expatriados, que sufrían por el destino de sus familiares en su país. En realidad, eran datos que conseguía por redes sociales. Hasta amenazaba con enviar a un par de sicarios: «[teléfono de la víctima] este es el número, rastréalo con el F59 y dame ubicación exacta para enviar al ruso y al gitano».

Mundo de fantasía

Luis Alberto Ramírez era reportero en una radio venezolana cuando fue contratado por la fundación Acción Social de la Alcaldía de Caracas, dirigida por Mitzy Capriles, la esposa del alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma. «Estuvo trabajando con nosotros unos meses hasta que nos dimos cuenta de que tenía una actitud inadecuada. Le pedí que renunciara al descubrir que falsificó un cheque de la fundación. Era un inventor de cosas. De esta persona tengo muy malos recuerdos», cuenta Mitzy Capriles a El País.

Después de su paso por la Alcaldía de Caracas, Luis Alberto Ramírez fue representante de artistas en Venezuela. En 2005, con solo 22 años, comenzó a gestionar la carrera de una cantante, Mayré Martínez, ganadora de la primera temporada del reality show Latin American Idol y más tarde jurado en La Voz. El entorno de la artista reconoce que existió esa relación, que acabó mal.

Luis Alberto Ramírez también fue pasante de la estrella televisiva Martha Rodríguez Miranda. Lo recuerda como un muchacho inteligente y comprometido, que sin embargo le disgustó cuando seguía haciéndose pasar por trabajador de su programa cuando ya no lo era. «Qué vergüenza que un venezolano nos deje esa impresión en otros países», lamenta la presentadora desde Caracas.

Aunque la realidad es que los principales perjudicados de sus andanzas son los venezolanos afincados en Madrid, una colonia cada vez más numerosa (50.000).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído