El chavismo intentó fallidamente ocultar la crisis humanitaria con la entrega de viviendas

Un niño venezolano pide a los Reyes: «que no sigamos pasando hambre»

Un niño venezolano pide a los Reyes: "que no sigamos pasando hambre"
Un niño venezolano hambriento PD

El régimen de Nicolás Maduro intentó ocultar el sol con un dedo. A pesar de los evidentes impactos de la crisis humanitaria en Venezuela, el chavismo buscó negar la situación a través de la entrega de pisos a través de la llamada ‘Misión Vivienda Venezuela’, una fallida ayuda social implementada por el difunto expresidente Hugo Chávez que se ha convertido en un nido para la corrupción y la ineficiencia.

Aunque Nicolás Maduro mostró la entrega de las viviendas como el gran cierre del año para el chavismo, la realidad nacional va mucho más allá de la manipulación oficialista. En este sentido, sólo unos días después se han difundido las imágenes de las familias de escasos recursos que, a pesar de que han sido beneficiados con una propiedad, siguen sin tener qué comer.

No sólo los adultos ruegan por el acceso a los alimentos, sino que los propios niños han quitado los juguetes de sus cartas al Niño Jesús o a los Reyes Magos para solicitar que les traigan comida para ellos y sus familiares. Así quedó de manifiesto en la grabación que se realizó en uno de esos conjuntos residenciales entregados por el chavismo y que están ubicados en el estado Vargas.

Con total dulzura e inocencia infantil, los más pequeños pequeños también piden por sus familias y por el bienestar del país donde viven, esa misma nación que les traicionó y, en lugar de garantizarle las condiciones mínimas de vida, alimentación, salud y educación, les ha obligado a vagar por las calles de las ciudades en búsqueda de cualquier tipo de alimento.

Manipulación desde el extranjero

“En Venezuela se come tres veces al día”. La frase que destacó la parcialidad de Íñigo Errejón a favor del régimen de Nicolás Maduro, ha vuelto a quedar desmentida por las últimas cifras de la crisis humanitaria que padece el país latinoamericano. El Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) afirma que el venezolano necesita al menos 48.10 salarios mínimos para poder adquirir la canasta alimentaria.

La politóloga podemita Arantxa Tirado también intentó negar la crisis humanitaria de Venezuela al afirmar en su ponencia en la Universidad de Valencia: «Hoy estaba viendo las imágenes de un compañero que está en Caracas, está subiendo unas señoras que venden pernil, porque ahora vienen las hallacas, las comidas de navidad, una señora así súper obesa vendiendo carne, esto es tan sencillo que tu vas a Venezuela y ves los puestos de comida y luego pones la tele en España y dices, ‘pues no sé de qué país estamos hablando’».

Sin embargo, la catalana no hizo ningún comentario a que los cambios abruptos en los precios (debido a una hiperinflación descontrolada) y la escasez trajo como consecuencia la mal nutrición y alimentación en los ciudadanos. Una conclusión a la que también llega el informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

A lo que se suma la denuncia de diversas organizaciones nacionales e internacionales señalaron el aumento en la mortalidad infantil y hasta suicidios en las personas de tercera edad por la falta de alimentos, mientras el Estado venezolano no ha aplicado un plan de alimentación más allá del corrupto Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP). A lo que se suma que, en más de una oportunidad, no se aceptó la entrada al país de la ayuda humanitaria internacional.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído