Qué hace el mundo mientras Venezuela y Nicaragua están sumidas en gobiernos dictatoriales

Salvador Pimentel Roja: «Lo llaman Cuello Rígido»

Venezuela y Nicaragua no solo nos enseñan todo lo que no se debe hacer, sino también enseñan a los demás que no hay consecuencias por ser un tirano.

Salvador Pimentel Roja: "Lo llaman Cuello Rígido"
Protestas en Venezuela y Nicaragua JY

La actitud sospechosa de querer evitar ver algo, es una conducta que denota nerviosismo y culpabilidad. Cuando un niño evita ver al profesor, cuando algún transeúnte lucha consigo mismo viendo hacia otro lado para evitar encarar a un policía u oficial de migración, es indicio de que debe ser revisado de inmediato, algo esconde, a eso lo llaman Cuello Rígido.

Esa horrible sensación de culpabilidad aplica incluso a quienes no tienen cuerpo, los gobiernos; prefieren mirar para otro lado y aguantar la respiración mientras los genocidas hacen de las suyas en Venezuela y Nicaragua. (El dictador Ortega expulsa de Nicaragua al equipo de la ONU tras la publicación de un informe crítico con los sandinistas)

¿Cómo podemos explicar reuniones entre cancilleres o presidentes con asistencia de algunos dictadores y asesinos? Los brindis, las acogidas… Los que no somos diplomáticos, usualmente no nos reunimos con delincuentes, los evitamos, pero en el club de jefes de gobierno al parecer no hay límites morales o si los hubiere, son muy amplios.

Mientras el mundo gira normalmente, Maduro y Ortega siguen profundizando en su dictadura, si la comunidad internacional no pone freno a estas políticas gubernamentales, se multiplicarán los tiranos, sí, los mismos que cada día hacen a su pueblo más miserable y menos libre.

Es importante reconocer que Venezuela y Nicaragua se han convertido en el mejor ejemplo que el mundo ha podido tener; no solo nos enseñan todo lo que no se debe hacer, sino también enseñan a los demás que no hay consecuencias por ser un tirano. Al llegar a la presidencia – de cualquier forma, dicho sea de paso – impunemente se pueden secuestrar los poderes públicos socavando su autonomía, se pueden enriquecer abiertamente y perseguir (o asesinar) a quienes les adversen. O se toman medidas o se multiplicarán los dictadores. (Un Almirante de Estados Unidos: «Venezuela es un desastre humanitario de proporciones tremendas»)

La tendencia actual es muy elemental. ¡En el mundo hay dictadores porque no hay razón, no hay razón para no serlo! Pueden perpetuarse en el poder sin consecuencias mientras se soslayan los obstáculos vía represión o comprando voluntades. Es ésta la formula con la cual han hecho frente a la baja popularidad.

El Cuello Rígido de los países representa un elemento de complicidad que hace evidente la indolente conducta, hay referentes históricos en la «Neutralidad», citando solo un ejemplo, Suiza con su postura histórica «Neutral», mediante Schweizerischer Bankverein (Sociedad de Bancos Suizos), otorgó un importante préstamo a Francisco Franco en octubre de 1.938, y meses más tarde se convirtió en el primer país democrático en reconocerlo como Presidente de España. Se trató de un ejercicio de pasividad cómplice que facilitó la ejecución de decenas de miles, pero detrás de la postura imparcial, se escondieron intereses económicos, políticos y diplomáticos.

La historia es cíclica. Europa aún está pagando un alto precio por la neutralidad e intereses de otros países. Hago un llamado a todas las fuerzas vivas a hacer frente a los tiranos para reponer la democracia y la vigencia de los Derechos Humanos en el mundo. Somos UN SOLO PUEBLO, UNA SOLA RAZA, es por ello, que nuestra colaboración es imperativa y más aún cuando estos gobiernos representan una amenaza regional, tratan de abrirse paso en América, donde muchos pensábamos que no tendrían cabida, pero pudiendo expandirse no hay otra fórmula que reaccionar en cadena y obligar a plantarse de cara a la justicia a todos los dictadores.

No miremos a otro lado, volteemos y enarbolemos juntos la bandera de libertad recordando «Para que el mal triunfe, sólo se necesita que los hombres buenos no hagan nada». Reflections on the Revolution in France, Edmund Burke, Paris 1.790.

Salvador Pimentel Roja
Director de la Liga Española Pro Derechos Humanos

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído