La «bestia de Kavos», condenado a 52 años por abuso sexual, aprovecha su libertad para tomarse selfies donde cometió los crímenes

La "bestia de Kavos", condenado a 52 años por abuso sexual, aprovecha su libertad para tomarse selfies donde cometió los crímenes
La "bestia de Kavos" PD

El violador en serie conocido como la «Bestia de Kavos» publica selfies escalofriantes en el complejo griego donde violó a siete mujeres británicas. Dimitris Aspiotis, de 47 años, fue liberado de la cárcel 43 años antes y se le permitió regresar a la isla griega de Corfú, lugar en el cometió los aberrantes hechos.

Aspiotis cumplió solo nueve años de un período de prisión récord de 52 años por una serie de horribles violaciones a turistas y trabajadores del popular complejo turístico de Kavos en Corfú. Aspiotis se muestra como un hombre común bebiendo entre los paseantes. En otra de las fotografías, que están publicadas en Facebook, se puede ver al depredador sexual posando detrás de una barra, mientras que una más lo muestra tomándose una selfie con jóvenes detrás de él.

Se cree que agredió sexualmente a más de 100 mujeres que visitaron la isla antes de ser arrestado en 2012. Ninguna de las víctimas, de acuerdo a Daily Mail, fue alertada de que estaba libre.

Kayleigh Morgan tenía 23 años cuando fue arrastrada al bosque y posteriormente abusada por Aspiotis durante 14 horas. Ella valientemente renunció al anonimato y detalló su desgarradora historia con otras dos víctimas en una corte griega. «Quiero saber por qué está fuera. No creo que haya cambiado. Una persona así nunca puede cambiar y ahora estoy aterrorizada de que vuelva a hacer lo que me hizo a más víctimas. Cuando escuché que estaba fuera, estaba en completo shock», dijo.

Sin previo aviso a ninguna de las mujeres a las que había atacado, Aspiotis se mudó a Kavos, Corfú, a pesar de que las autoridades griegas habían sentenciado que no sería puesto en libertad condicional hasta que tuviera 92 años. De acuerdo al Daily Mail, se entiende que la liberación anticipada de Aspiotis fue el resultado de una ley aprobada por el anterior gobierno socialista de Grecia, que permite reducir las condenas a cambio de un buen comportamiento.

A Kayleigh, que trabajaba en una agencia de viajes en 2010 cuando Aspiotis la violó, un juez le dijo que dejara el incidente atrás y disfrutara de su vida después de que ella presentara pruebas en su juicio; no se le informó de su liberación.

Aspiotis la amenazó con un cuchillo en su garganta, y abusó de ella repetidas veces. Luego se detuvo, le entregó 10 euros y descaradamente le dijo que fuera al hospital. «Pensé que se pudriría en la cárcel, pero está de vuelta sentado en bares de cócteles en Kavos. Es desagradable que las autoridades griegas hayan tratado de mantenerlo en silencio. No nos dijeron nada. Nunca debería haber salido. Es un psicópata» , indicó Morgan sobre la liberación de su violador.

Aspiotis fue condenado por las violaciones de al menos seis mujeres, pero se cree que podría haber más víctimas. Fue encarcelado en 2007 por violar a tres jóvenes y comenzó nuevos ataques, incluido el de Kayleigh, pocas semanas después de su liberación en 2010.

Cuando fue interrogado por el tabloide Sunday Express el mes pasado, Aspiotis culpó de las violaciones a la adicción a la cocaína: «No estoy tomando nada ahora, así que no soy más un peligro. He conocido a una chica y solo pienso en ella ahora». 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído