La Fiscalía mexicana ha confirmado que la Policía entregó a los jóvenes al crimen organizado para que fueran asesinados

Los 43 estudiantes desaparecidos en México fueron «quemados vivos»

Detenidos Patricio Reyes "El Pato", Jhonatan Osorio "El Jona" y Agustín García "El Chereje"

Los 43 estudiantes desaparecidos en México fueron "quemados vivos"
Protesta en México por los estudiantes desaparecidos Reuters

Los tiraron a un basurero e hicieron una pira con los cuerpos a la que arrojaron neumáticos y gasolina. Al menos quince murieron por asfixia

Los estudiantes de magisterio desaparecidos el pasado 26 de septiembre de 2014 en el estado mexicano de Guerrero fueron asesinados y después quemados en el basurero de Cocula, que desde hace más de una semana rastrean las autoridades. Algunos de ellos estaban inconscientes, aún vivos.

La fiscalía general mexicana ha confirmado que fueron asesinados por miembros del grupo criminal Guerreros Unidos, según el testimonio de tres nuevos detenidos que se declararon autores confesos del crimen.

El fiscal general, Jesús Murillo Karam, realizó el anuncio en una conferencia de prensa en la que anunció la detención de Patricio Reyes «El Pato», Jhonatan Osorio «El Jona» y Agustín García «El Chereje», quienes dijeron haber asesinado a los jóvenes y quemado sus cuerpos.

HOMICIDIO MASIVO

«No tengo ninguna duda de que allí hubo un homicidio masivo, ¿qué tengo que hacer ante esa certeza? Identificarlos», señaló el fiscal mexicano el titular de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) al presentar una reconstrucción de los hechos que incluyó un vídeo con imágenes del lugar donde fueron arrojados los cuerpos.

Murillo aclaró que en ese espacio, un vertedero del municipio de Cocula, vecino de Iguala, «los quemaron con todo y ropa y los enterraron con todo y ropa», después de ser detenidos por policías corruptos, entregados al crimen organizado y asesinados por unos sicarios.

Detalló que antes de ser incinerados «algunos estaban muertos o inconscientes».

Pese a ofrecer estos detalles, el fiscal general aclaró que la investigación sigue abierta y se seguirá considerando a los jóvenes como «desaparecidos» hasta que los restos que se han encontrado sean identificados por un laboratorio especializado de Austria.

Los detenidos, puntualizó Murillo, confesaron haber trasladado a los estudiantes al fondo del vertedero y haberles prendieron fuego.

Vigilaron la fogata durante más de 14 horas y cuando se apagó la hoguera y se enfrió, metieron los restos de ceniza y huesos en ocho bolsas de basura y los tiraron a un río cercano.

Casi todas las bolsas se rompieron pero hubo dos que se echaron al río intactas y, tras una búsqueda en el río, se encontró una de ellas cerrada y llena de los restos que van a ser analizados.

«Hay muchos indicios que nos podrían indicar que son ellos», dijo el procurador, pero «la obligación de la autoridad» es «mantener la investigación hasta que tengamos una plenitud total» y se hagan todos los esfuerzos para identificar los restos.

Los estudios, de adn mitocondriales, se realizarán en la Universidad de Innsbruck y son estudios «complicados por la extrema calcinación de los restos», por lo que no hay fecha definida para la entrega de los resultados.

Hasta el momento han sido detenidas 74 personas por este caso y están por cumplimentarse diez órdenes de aprehensión.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído