Exclusiva PD / El Embajador chavista en Madrid amenaza a sus empleados por desvelar el ‘fichaje’ del dirigente de IU y su amiguismo con Carmena: «Me lo pagarán»

Exclusiva PD / El Embajador chavista en Madrid amenaza a sus empleados por desvelar el 'fichaje' del dirigente de IU y su amiguismo con Carmena: "Me lo pagarán"
Juancho Santana y el embajador chavista Mario Isea PD

Mario Isea se tomó unas inesperadas y estresantes vacaciones en agosto. Periodista Digital América publicó en exclusiva que, según desvelaron fuentes de la delegación diplomática de Nicolás Maduro en Madrid, el embajador chavista «ha viajado en secreto a Caracas. Para que no se conociera su viaje, no ha dejado a ningún encargado oficial y, de esta manera, poder ocultar sus vacaciones o su escape, ya que nadie sabe siquiera si volverá o no». Una situación que está generando un gran descontento interno, ya que la plantilla lleva hasta seis meses sin cobrar por su trabajo.

«Isea se va de viaje, pero deja las nóminas sin pagar. La embajada se cae a pedazos. Eso sí, la plata [dinero] si la tienen para pagar a los asesores de Izquierda Unida», afirman a este diario, haciendo referencia a la contratación de la Embajada a Juancho Santana, dirigente de Izquierda Unida que ha entrado a la plantilla como asesor del régimen chavista y que recibe su pago directamente «desde presidencia», mientras que los trabajadores han tenido que pasar meses sin percibir ningún ingreso económico.

A partir de la publicación de Periodista Digital América, Mario Isea organizó una videollamada con toda la plantilla de la embajada para lanzar una serie de amenazas: «Intentó justificar su viaje diciendo que necesitaba irse y desconectar. Eso sí, no dijo ni una sola palabra sobre las nóminas o sobre los meses que hemos pasado sin recibir ni un euro», afirman desde la Embajada a este diario. En la misma línea, el representante de Nicolás Maduro aprovechó la llamada para amenazar a sus trabajadores: «Dijo que demandaría a quien contó que la Embajada había contratado a Juancho Santana como asesor, así como a quienes habían facilitado las fotos y pruebas de que ya se encontraba trabajando en la Embajada» [que también fueron publicadas por Periodista Digital América].

En la misma línea ha precisado que «quien se llevó la carta que me envío Manuela Carmena [en la que se despedía de su cargo y daba las gracias por el apoyo al representante chavista] se lo pagaría personalmente».

A pesar de las explicaciones y amenazas, sus trabajadores insisten en que «Isea ha salido de España violando los convenios internacionales, donde es obligatorio y necesario dejar a un sustituto. No entendemos las decisiones que ha tomado y hasta pensamos que podría estar escapando de sus obligaciones frente a la Embajada«. En este sentido, la pregunta que se murmura entre los pasillos de la Embajada es «¿Por qué el secreto en algo que puede ser abordado como un procedimiento normal de trabajo?». Lo único que están seguros es de que Isea quería dejar todo lo más avanzado posible antes del viaje, por lo que ha aumentado la carga y presión de todo el equipo a su disposición. El mismo al que, sin embargo, no paga desde hace meses.

Descontento generalizado

A pesar de que en la Embajada se vive el día a día con una tensa calma que simula normalidad, en realidad existe un descontento generalizado. Los empleados no sólo están molestos porque llevan meses sin cobrar por sus servicios, sino porque la ‘revolución chavista’ ha demostrado que sí hay dinero para lo que les interesa. En este sentido, no solo se ha pagado el viaje de Mario Isea, sino también a la nómina del ‘fichaje estrella’ de Juancho Santana, la creación y pega de carteles dentro y fuera de la Embajada contra el bloqueo de Estados Unidos o el financiamiento de los viajes que Willy Toledo y la ‘nueva Pablo Iglesias del chavismo’, Arantxa Tirado, han realizado a Caracas para hablar bien del régimen.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído