El premio Nobel reflexiona en 'El País' sobre la tiranía chavista

Mario Vargas Llosa: «Venezuela, al borde del abismo»

"Cuántos muertos más harán falta para que la OEA y los Gobiernos de América Latina faciliten una transición pacífica a un régimen de legalidad democrática?"

Mario Vargas Llosa: "Venezuela, al borde del abismo"
El escritor Mario Vargas Llosa. CR

Nicolás Maduro, el pobre hombre que ha sucedido a Chávez a la cabeza del régimen, ha demostrado que no le tiembla la mano a la hora de hacer correr la sangre

«Cuando el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro autorizó a su guardia pretoriana a usar armas de fuego contra las manifestaciones callejeras de los estudiantes sabía muy bien lo que hacía: seis jóvenes han sido asesinados ya en las últimas semanas por la policía tratando de acallar las protestas de una sociedad cada vez más enfurecida contra los atropellos desenfrenados de la dictadura chavista, la corrupción generalizada del régimen, el desabastecimiento, el colapso de la legalidad y la situación creciente de caos que se va extendiendo por todo el país».

Así comienza Marío Vargas Llosa, premio el Príncipe de Asturias de las Letras 1986 y Nobel de Literatura 2010, su larga y dolida reflexión en ‘El País’, este domingo 8 de marzo de 2015.

Explica Vargas Llosa que el régimen chavista se siente acorralado por la crítica situación económica a la que su demagogia e ineptitud han llevado al país, sabe que su impopularidad crece como la espuma y que, a menos que diezme e intimide a la oposición, su derrota en las próximas elecciones será cataclísmica (las encuestas cifran su popularidad en apenas un 20%).

Por eso ha desatado el terror de manera desembozada y cínica, alegando la excusa consabida: una conspiración internacional dirigida por Estados Unidos de la que los opositores democráticos al chavismo serían cómplices.

Nicolás Maduro, el pobre hombre que ha sucedido a Chávez a la cabeza del régimen, ha demostrado que no le tiembla la mano a la hora de hacer correr la sangre de sus compatriotas que luchan por que vuelva la democracia a Venezuela.

Y se pregunta Vargas Llosa:

¿Cuántos muertos más y cuántas cárceles repletas de presos políticos harán falta para que la OEA y los Gobiernos democráticos de América Latina abandonen su silencio y actúen, exigiendo que el Gobierno chavista renuncie a su política represora contra la libertad de expresión y a sus crímenes políticos y faciliten una transición pacífica de Venezuela a un régimen de legalidad democrática?

NOTA.- PINCHAR PARA LEER ARTÍCULO COMPLETO EN ‘EL PAÍS’

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído